«Imposible gambetear la realidad»

En este momento estás viendo «Imposible gambetear la realidad»
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Editorial

Un dilema que en varias ocasiones, o tal vez en todas, los miembros que ejercen la política del día a dia, deben contrarrestar para simular actividad plena, es intentar por todos los medios » gambetear la realidad».

Sin caer en tantos preambulos, hay que resaltar que lejos se está de una tranquilidad «marcera». Marzo, que sabe ser el mes del impulso al año tras las vacaciones de enero y febrero, marcha muy, pero muy despacio. No tiene que ver con las altisimas temperaturas, ni la humedad, ni las pocas o muchas lluvias, todo esta relacionado a la realidad económica.

Son tiempos dificiles, la fiesta terminó y ahora estamos pagando la cuenta. Nadie duda de que esta frase facilmente hay que convertirla en best seller. Es la que pinta la realidad. Pero, el pago de la cuenta no vino en cuotas, sino que vino sin plazos, y todo de contado. Y a pesar que se intenta gambetear desde lo político, encarando anuncios, y otras condiciones propias de gestiones, la realidad marca que el marzo «sereno» está totalmente planchado.

Ceres, una ciudad del noroeste de Santa Fe, siente el rigor. Acá las condiciones que tal vez discuten las grandes ciudades no son las mismas. Aca no hay transporte urbano, no hay subtes, no hay tarjeta sube, pero se «come» como en cualquier lugar del planeta. Hace algunos dias atrás, en un relevamiento que se hizo desde este mismo sitio con comerciantes del rubro alimentos, venta de ropas, y taller mecánico, se pudo saber que los costos para operar estos mismos emprendimientos los pondrán en el fuerte desafio de «buscar como seguir».

El primer dato fue la publicación del simulador de EPE para mas o menos, tener como referencia que se pagará por la boleta bimestral de la luz. Algunos hicieron esa simulación «sin agarrarse de la silla», y casi terminan desmayados. El relevamiento antes mencionado dejó un mensaje claro, «pagas la luz y te achicas en empleados, o bien definitivamente decidis cerrar». Esta apreciación hecha por estos comerciantes no son un dato «menor» para una ciudad que vive exclusimente del comercio minorista, y del empleo estatal, en un buen porcentaje.

Pero no solo la boleta de la luz, se puso en consideración al momento de medir costos-beneficios. Hay un congelamiento de ventas a los que muchos buscan comparar con la crisis del 2001.- Si no hay ventas, no se pueden asumir compromisos de pago. La ecuación es más que sencilla. Hay una tirantez profunda entre ingresos y egresos que será dificil de equilibrar desde abril. El ojo de la tormenta apenas viene asomando.

En un dato claro, relevado a partir de radio Máxima FM en la semana que se va, la primera decisión de la gente de a pie es dejar de pagar impuestos. El resultado surge de una consulta abierta sobre lo «primero que dejarás de hacer si no te alcanza más para afrontar el mes». Claro está que el resultado de esta consulta no sorprendio a nadie. Pasó siempre en tiempos de vacas flacas. Lo mismo pasa al medir la afectación, el no pagar tributos, hará que todo lo previsto en pueblo, provincia y nación se vean debilitados. Toda la maquinaria estatal está atada a los ingresos de la gente de a pie.

Hay un desafío grande, y es mantener la titeretera activa, a pesar de los vaivenes lógicos de tiempos dificiles. Todo será funcional a los tiempos que corren. «Cualquiera es p.. con el c.. ajeno» diría la frase tan popular del presidente de la nación. No está alejado de la realidad ese viejo dicho. Si no hay ingresos, no hay circo, es sencillo. Pero es lógico, que en medio de la busqueda de mantener ciertos parametros recaudatorios, y mostrar que se hace, haya que gambetear la realidad. «Poco análisis del contexto, discurso de que no hay otro camino, y varias frases más».

Preocupa el hoy. Ya no hace falta esperar saber cuantas «brazadas» habrá que dar para llegar a la otra costa. Porque sencillamente el braceo ya se hizo demasiado extenso. Se viene de etapas dificiles, cambiantes, y hartantes. Imposible gambetear la realidad. Hay sectores que penden de un hilo para su subsistencia, y tal vez sea dificil encontrarles una solución inmediata. La esperanza es lo último que se pierde y tal vez ese sea el único hilo al que muchos están sostenidos.

 

MARTIN FARIAS

Compartir Noticia