«Con números aprobados, viene la acción»

En este momento estás viendo «Con números aprobados, viene la acción»
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Editorial

En un verano atipico para lo politico, en Ceres, y en extraordinarias, el Ejecutivo pudo llevarse temprano el presupuesto 2024, y la tributaria con un 180% de actualización para prever un año que será de números finitos.

En solo dos semanas, el gobierno cerró dos temas sensibles para el debate político, en medio de un contexto de inflación y recesión muy impactantes. Incluso, el Centro Comercial alzó su voz, y envió una nota proponiendo sumarse a la discusión sobre el tema tributario y presupuestario, ya que se prevé que este sea un año de mucha incertidumbre sobre la economía local. No dieron a lugar ese pedido. La estrategia política era usar los tiempos previstos, y no estirar los tratamientos de dos leyes tan importantes hasta las sesiones ordinarias. Por eso antes del mensaje de la Intendente, su gobierno ya tiene definido el camino de ingresos y egresos aprobado. La presidente del Concejo no pudo lograr que el presupuesto se premie con una aprobación unánime, pero si consiguió el voto positivo del Concejal Busquets, un concejal con experiencia en gestión de gobierno. Meshler sabia que convencer a la concejal de Acuerdo Ciudadano no sería tan sencillo, y no lo fue. Guirado argumentó los motivos que la llevaron a votar en contra de la ley de leyes.

Que dicen esos números. Sencillo. Andrada ató números previos a una inflación sospechada. No hay precisiones del panorama económico hasta diciembre. Que se tenga previsibilidad en este pais es una utopía. Le sucede a estos presupuestos. Son claramente estimados de gastos e ingresos. Lo que el secretario de economía hizo es prever un movimiento económico de $ 4700 millones. En cada rubro distribuyó de acuerdo a las prioridades. Obras y servicios públicos se llevará la mayor parte, secundado por Desarrollo Humano que contempla varias áreas que atender, y asignó un importe importante para que la Jefatura de Gabinete tenga recursos para poder conducir el CCC.  En fin, son previsiones.

Lo que es bueno destacar es que en esta oportunidad, no figuran obras del estado nacional. Se prevé que nación no remota un solo peso para concretar nada en este distrito. Lo dijo el propio presidente en su campaña y lo ratificó siendo el primer mandatario. Borrado ese ítem, en tema obras provinciales, se ataron números finitos. Incluso el propio secretario de economía habia adelantado que si provincia no envia fondos de manera concreta, el municipio no hará ninguna obra a cuenta. Claro y conciso.

Los ingresos dependerán exclusivamente de recursos propios, y los coparticipables. Las obras incluso que figuran en el mapa para 2024 son las tradicionales ripio cordon cuneta, iluminación, y completar la obra de pavimentación de 23 cuadras que ya se reinició pavimentando Azcuenaga. Obras menores se destinará para comprar un camión volcador, determinación ya aprobada por el Concejo. Incluir atrasado ya se cobró y se destinará a calles de tierra programadas para ripiar. No hay obras nuevas, ni fuera de lo que permita un presupuesto que se incrementó en un porcentaje importante producto de la inflación, pero que también los gastos van a ir por ascensor.

Busquets en dialogo estrecho con los concejales oficialistas, consideró que la quita del 15% del pago de tributos para contribuyentes al dia era exigua. El concejal propuso una moción de modificar ese porcentaje y llevarlo al 20%. Desde todos los bloques votaron a favor de su propuesta. Otro ítem que atendieron de Busquets es que en la Junta de Compras, tambien haya espacio para el o Guirado. Tambien se lo votó de manera unánime. Los tributos contemplan una actualización que los llevará a subir de manera concreta, pero será escalonado. En los frios números uno prevé que la inflación hizo daño, y lo seguirá haciendo. Por ese motivo es que se verá con el paso de los meses, si los contribuyentes que llevan el pago de sus impuestos mes a mes, pueden seguir cumpliendo con ese régimen. Incluso tras la sesión que aprobó presupuesto y tributaria, se escuchó por los pasillos que el contribuyente si no mejora su situación económica, lo primero que deja es de pagar impuestos. Asi sucedió en el 2001, tras la crisis. Se verá si este año se parece a aquel. De que el contribuyente pague sus tributos depende de que la salud económica del municipio no se deteriore.

 

MARTIN FARIAS

Compartir Noticia