Editorial: La «investidura» institucional, y el respeto «mutuo»

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

El Gobernador Omar Perotti, y la Intendente Alejandra Dupouy volvieron a verse cara a cara. Solo una vez, Dupouy se habia encontrado con Perotti en un acto similar y había sido en Arrufó. El acto realizado en CACU ha servido para fomentar «la cortesía» institucional. Perotti tuvo tiempo de hacer «politica» asi como también lo tuvo la Intendente de la ciudad.

No está mal, estamos en épocas de campaña, y todo suma. Perotti desde su arribo a la ciudad, por primera vez como Gobernador, buscó alentar a sus candidatos, pero no desatendió la posibilidad de convenir con la mandataria local una obra que venia siendo reclamada desde los inicios de la pandemia, como la iluminación de la Ruta 17.

«Lo cortés no quita lo valiente». La Intendente no desoyó la invitación del Gobernador Perotti. Al fin y al cabo, Alejandra Dupouy debia oficiar de anfitriona de la principal figura política de la provincia. No condicen partidariamente, y en algunos aspectos están parados en las «antipodas» pero eso no quitaba mérito de sentarse a su lado. Cada uno con sus argumentos y sus ideologias, pero hubo respeto mutuo. Se la notó muy cómoda a la Intendente como asi tambien al Gobernador. Incluso en varios tramos de su discurso le habló a Dupouy, y hasta se  lo oyó decir, «te acordás» como alguien le diría a un amigo de todos los días si recuerda un hecho del pasado. Lo dijo cuando habló de la cuarentena por Covid.

Dupouy y sus secretarios, quienes la acompañaron a este acto político, sabian de que se trataba, pero no interrumpieron el andar del Gobernador y su gente. Incluso tomaron el rol de ser protagonistas secundarios en un acto que iba a tener al Gobernador como el principal protagonista.

La investidura, esta vez se respetó, hubo acuerdos de convivencia entre miradas y sonrisas debajo de los barbijos. Fue una buena escena para los presentes. Se mostraron, no amigos, porque no lo son, pero si como mandatarios respetuosos de los momentos y de los respectivos roles que les asignó el ciudadano.

Los fuertes cruces mediáticos entre los seguidores de la línea del gobernador y miembros del gobierno se prolongarán en los próximos días, y tal vez en los próximos dos años. Cada uno defenderá sus miradas y observaciones de la realidad. Eso no está en discusión, porque así será. Lo saben ambos, Perotti y Dupouy. Pero una cosa no quita la otra, este encuentro cara a cara en Ceres, tal vez haya servido para acortar distancias, y achicar la grieta. Tal vez haya sido solo un momento, y ese momento haya sido este viernes y nada más. Pero hubo compromisos asumidos, los manifestó el Gobernador ante una importante cantidad de concurrentes. Se llevará el dicho de toda promesa se cumple. El tiempo lo dirá.

Hablar de impacto político en la campaña por este acto, es muy apresurado. Tal vez ninguno haya sacado más votos de los que ya han cosechado. Pero aunque todos sabiamos que se trataba de un acto político, por momentos se pareció a un acto de gestión, ese que reclama la sociedad, la que deben tener todos los mandatarios, de mayor o menor rango, de los que respetan investiduras, y las instituciones. Asi como sucedió este viernes en el CACU.

 

Martin Farias

Más Noticias