Editorial: A días de cumplirse 1 año del «confinamiento ceresino» el gobierno busca mostrarse vital

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

En pocos días más Ceres cumplirá un año de aquel primer dia de «confinamiento» total anunciado el 14 de marzo de 2020.  El Gobierno desde aquel día ha venido mostrando que ha todo embate de «cambios» hay que tomarlos y ponerlos a reciclar. Por eso el discurso del jueves en el Concejo, Dupouy prefirió dejar el pasado atrás, y dar un paso adelante en clara demostración que a pesar que «aun» el covid 19 sigue su tránsito, el gobierno también debe mirar para adelante.

Cuando armó su discurso, prefirió no gastar minutos en atacar las deudas millonarias de la gestión peronista, que deberán defender en la Justicia y que todos conocen. No habló de la «corrupción» anterior, y enfocó los cañones hacia un informe «interno y preciso» de todo lo invertido en educación, seguridad, servicios y obras, desarrollo humano, violencia de género, entre otras áreas.  Con ese resumen, proyectó el 2021. Un año donde las cosas de plebiscitar gestión se deberán dirimir en las urnas.

Entre los anuncios más relevantes están las obras y servicios públicos que en los barrios se piden a gritos, y desde hace años. El ripio, cordon cuenta, y la iluminación llegarán a varios distritos barriales. La asistencia social también enfocará un mayor alcance, en tiempo de vacas flacas, y con la impronta de tener que transitar la «nueva normalidad». Las dos áreas que mayor porción de presupuesto se acreditan serán justamente desarrollo humano y obras y servicios públicos.

Pero tal vez la lectura política del discurso de la Intendente, haya tenido que ver con la «paz» que se necesita en tiempo de conflictos. Durante los primeros días de marzo hubo fuertes cruces entre las alas más «fuertes» del gobierno con el presidente del Concejo por su rol en las últimas semanas. Ese choque, tambien le bajó el tono al discurso.

En el Gobierno ya han blanqueado un mapa politico que se avizora bastante «agitado de internas». Primero, quienes dialogan continuamente con la Intendente, empezaron a analizar los dimes y diretes. Ese blanqueo se va a ir a acrecentando en los próximos días, cuando haya que empezar a ponerle nombre a las candidaturas. «En el ruedo hay muchos nombres, pero pocos tienen un impacto que nos preocupe» asumieron en el espacio de discusión política del gobierno. Hay confianza en esos sectores.

En la oposición no piensan lo mismo. Incluso algunos allegados al PJ afirman que el «gobierno no logra consolidar un programa de obras importantes como viviendas o pavimento». Los alienta que la obra pública de envergadura se retrasó, y no por cuestiones que tengan que ver con el Gobierno local, sino porque en los estamentos provinciales y nacionales, Ceres no «figura». Esa misma oposición, se enfrenta a varios interrogantes que deberán sentenciar en los próximos días. El Gobierno tiene ese recurso a su favor, mientras más divisiones haya en los sectores más acérrimos, mejores condiciones de jugar tranquilos existen.

Esas divisiones se han hecho muy notorias en todas las fuerzas. El Gobierno local ya tiene definida su aspiración de ir como un Frente de Frente, el mismo que los llevó a la victoria en 2019. Adentro, todos los que comulguen con el gobierno, Rafael con Juntos por El Cambio ya ha dado claras muestras de como serán sus aspiraciones, y Lemos que sigue batallando para consolidar al PRO dentro del Gobierno. El socialismo «puro» se alejó del gobierno, incluso jamás participó. Ha tenido cierto prurito siempre con las huestes del Senador, y esta vez no será la excepción. El Socialismo ceresino se alistará solo si fuese necesario defender postulaciones nacionales y se necesiten de todos los porotos en todos los distritos provinciales. En esas mismas condiciones están las cosas con la «solitaria» banca del Vecinalismo de Guirado. Jamás se alineó al gobierno, incluso se convirtió en una de más «ásperas» defensoras de la oposición. No hay ningún tipo de dialogo con ese sector, incluso el Gobierno buscará siempre el consenso con el PJ; porque descuenta que el Vecinalismo pase lo que pase, diga lo que se diga, votará en negativo. Esas diferencias quedaron claramente marcadas este jueves, «fue la única concejal que no cumplió con estar presente en la sesión de apertura de las sesiones ordinarias del poder legislativo». Una demostración muy contundente de sus posturas, «las que fueron repudiadas desde todos los sectores de la política local». «No vino a trabajar el primer día, solo queda eso, no importa que estaba haciendo» dijo uno de los voceros del Gobierno presente en el acto de apertura.

Los que jugarán en dos bandos claramente separados y tendrán que defender sus cuestiones en las PASO de agosto serán los Justicialistas. No hay formas de consensuar a Giovaninni y Busquets en una sola unidad básica. A la actual referente de Perotti en el departamento, le parece claramente que «lo del Justicialismo que gobernó Ceres ya es un ciclo del pasado». Pero, Mansilla, se niega a aceptar esos argumentos de Giovaninni, y está armando para decir presente en el próximo ciclo electoral. De ese resultado dependerá alguna aspiración para el 2023, de lo contrario, será difícil convencer personas que se sumen, para pelear contra el Gobierno, pero también contra el «ala» de Giovaninni.

Las novedades sobre Giovaninni y su mala conducción del Registro Civil llegaron a los escritorios de todos los mandatarios radicales y justicialistas del departamento. Algunos lo usaron para salir a «pegarle» por su desempeño, pero inmediatamente se acallaron cuando a las pocas horas, el nombre de Giovaninni sonaba como la posible «responsable» de manejar el Plan Incluir, un programa que se reserva una «billetera» de más de 4 mil millones de pesos. No hubo opiniones al respecto, incluso, desde este sitio intentamos dialogar con mandatarios para saber su opinión, «y ninguno respondió». «Esperemos primero que se concrete» dijo alguno a la pasada en un corto mensaje de Whatsapp. Es que ese cargo le daria a Giovaninni, un aterrizaje al departamento San Cristobal, como a los otros 18 departamentos, casi «navideño» pero sin trineo. 

«Es política, entendámoslo asi» manifestó otro Justicialista que está bajo el ala del peronismo de Mansilla y Busquets. Que tampoco recibieron con loas esa noticia. Incluso, el propio Pablo Fiore le dio un «ultimátum» a los rumores sobre que sus «acciones» respondes a Busquets, al afirmar en una entrevista radial de Maxima FM que «yo trabajare con la linea de Luisina Giovaninni». Fiore algo sabía antes de esa declaración mediática. Pero no solo Fiore se aleja del peronismo conducido por Mansilla, sino tambien Sergio Uberti ya no responde a ese sector. Uberti viene trabajando con la linea de Giovaninni hace rato, y le ha llegado el turno de regresar al Concejo, el mismo al que alguna vez presidió. Si se cuentan los «porotos» los dos ediles del justicialismo en el Concejo, hoy son «Luisinistas».

Mientras el panorama político dirime sus internas, el Gobierno local buscará mostrarse vital, sabiendo que lo que se haga o se deje de hacer, será flanco de discusión de la «campaña» a la que no le falta nada por empezar.

Martin Farias

Más Noticias