Ahorro, inversión y crédito: la educación financiera llega a las aulas santafesinas

Home banking, billeteras virtuales, códigos QR, criptoactivos, CBU y CVU, son cada vez más conceptos que hay que incorporar para llevar las finanzas personales al día. Es que hoy, solamente con un teléfono móvil alcanza para efectuar operaciones bancarias. Sin embargo, la falta de herramientas para comprender los riesgos y los beneficios puede atentar contra la posibilidad de administrar los ingresos. Consciente de esta situación, el gobierno santafesino decidió implementar cursos de Educación Financiera para dotar a docentes de la provincia de conocimientos en la materia y que así puedan orientar a sus alumnos en ciertos conceptos básicos para la vida adulta.

 

«A inicios del año pasado firmamos un convenio de colaboración entre el Banco Central de la República Argentina y Santa Fe, con un horizonte de trabajo por tres años. Allí, el gobernador (Omar Ángel Perotti) acordó con el presidente de nuestra entidad (Miguel Ángel Pesce) diseñar acciones destinadas a fortalecer la educación financiera en la provincia. Es así que comenzamos a trabajar con el ministerio de Educación en capacitaciones para que los docentes se formen en esta especialidad y puedan trasladar a las aulas los conocimientos; y que, a su vez, los mismos estudiantes puedan apropiarse de estos conceptos y los divulguen en la comunidad», resume Mariano Iglesias, gerente de Educación Financiera del BCRA, sobre el programa que se implementa desde el año pasado en Santa Fe y va por su tercera cohorte en 2022.

 

El director de Educación Técnica, Fernando Hadad, la ministra de Educación, Adriana Cantero y el subsecretario de Educación Secundaria, Gregorio Vietto, encabezaron el curso en Santa Fe. Foto: Gentileza

 

Un primer acercamiento
El programa educativo «La Educación Financiera en el Aula», de alcance federal, se desarrolla desde 2020 y ya son 6 las provincias que cuentan con acciones destinadas introducir la educación financiera en el sistema educativo con un enfoque integral.

 

En Santa Fe, participaron casi mil docentes de escuelas secundarias técnicas y orientadas de toda la provincia. La primera cohorte contó con 384 docentes inscriptos de más de 193 localidades de la provincia. Y la segunda Cohorte tuvo más de 580 profesores de más de 500 escuelas.

 

Desde el BCRA implementan este curso pensando en que sea un primer acercamiento a la temática, ya que generalmente no son conocimientos que se vean en el aula y los jóvenes recién se enfrentan a ellos cuando salen de la escuela. «Tener la posibilidad de conocer los productos y servicios financieros permite tomar mejores decisiones, tomar las riendas de las finanzas personales e influir en el propio bienestar», explicó Iglesias.

 

Incorporar herramientas de educación financiera en el aula impacta no solo en los estudiantes sino también en la comunidad general, promoviendo así uno de los grandes propósitos que tiene el sistema educativo, que es la inclusión con equidad. «Las capacitaciones son recibidas con mucho agrado por el desconocimiento que a veces hay en estos temas. Hay una gran necesidad de formación financiera, así que a veces todo parece una novedad. Pero la brecha más grande la notamos con quien nunca utilizó cuentas bancarias y los distintos medios de pagos. Y también notamos un deseo por parte de los jóvenes de conocer un poco más sobre las inversiones y el endeudamiento sostenible, para ayudar a sus familias, tomando decisiones en base a lo aprendido y a su planificación», contó el gerente del BCRA sobre la experiencia.

 

En Santa Fe, el propósito no quedó sólo en las aulas. Mediante otro programa llamado «Finanzas Cerca» se realizó una capacitación que contó con 271 talleristas inscriptos del programa Santa Fe Más, en una actividad coordinada entre el BCRA, la dirección de Educación Técnica del ministerio de Educación y el ministerio de Desarrollo Social de la provincia.

 

«Además de dar todos los contenidos elementales, buscamos adaptar las capacitaciones a las demandas actuales. Por ejemplo, con la pandemia vimos un gran crecimiento de personas que comenzaron a utilizar medios de pagos electrónicos, por lo que se vuelve sumamente importante que se conozcan las características de cada medio y también que sepan cómo cuidar la información para tomar las mejores decisiones», agrega Iglesias.

 

Los temas que se tratan
El curso tiene una duración de 3 meses donde se instruye sobre realización de presupuestos, registro de gastos, conocer los distintos tipos de cuentas bancarias, diseñar sus propias estrategias de ahorro e inversión, entre muchas otras.

 

En concreto, son cuatro módulos donde se abordan distintos temas. El representante del BCRA puntualizó los contenidos que se tratan en cada uno de ellos.

 

El primero es «Planificación Financiera y Ahorro»: «Acá buscamos enseñar cómo elaborar un presupuesto, registrar gastos, trazar objetivos de ahorro y estrategias de inversión en el sistema financiero. Por ejemplo, si tenemos un excedente de dinero y queremos invertir para ganarle a la inflación, podemos pensar en los depósitos a plazo, pero esto no quiere decir que sean solamente los plazos fijos tradicionales, sino que también hay otras posibilidades como las Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), que se ajustan por inflación, o los Plazos Fijos UVA Pre-cancelables que tienen una tasa real positiva, porque se ajusta por UVA y a la vez los bancos tienen que pagar un 1% o más anual como mínimo para los ahorristas», explicó Mariano Iglesias.

 

El segundo eje es sobre «Cuentas Bancarias»: «Principalmente, acá vemos la cuenta gratuita universal, que es un instrumento de inclusión financiera puro, porque permite que cualquier persona mayor de 18 años que no tenga otra cuenta bancaria pueda abrir una en cualquier banco que quiera, sin costos de apertura ni de mantenimiento y con la que se obtiene disponibilidad de medios de pago para realizar transacciones. Además, analizamos las cajas de ahorro, cuentas corrientes y las cuentas para menores de edad, que existe en nuestro país y que es relevante para los jóvenes», señaló.

 

El tercero trata sobre «Canales electrónicos y medios de pago»: «Vemos todas las formas que existen para realizar una transacción, pagos por transferencia en plataformas online, pagos por código QR, uso de tarjetas de débito, de crédito y prepagas, y operaciones financieras por medio de los canales electrónicos como cajero automático, home banking, billeteras electrónicas y demás», indicó el gerente de Educación Financiera.

 

El último módulo es sobre «Crédito y Endeudamiento»: «Básicamente, aprendemos a cuidar las finanzas personales. Por ejemplo vemos cuáles son las variables a considerar y cómo comparar las alternativas a la hora de tomar créditos. Porque saber hasta qué nivel endeudarse proviene de un análisis previo de los beneficios y los riesgos nos van a ayudar a tomar una mejor decisión financiera», concluyó el representante del BCRA.

 

CONTENIDOS APRECIADOS

Los organizadores dijeron estar muy contentos con la participación. «El propósito se logró con creces, hubo producciones significativas», subrayaron. Además, señalaron que la virtualidad ayudó a que la convocatoria sea más amplia: «tuvimos una gran capacidad de adaptación a la bimodalidad, que se observó como consecuencia de la pandemia, se dieron ideas innovadoras, creativas y con mucho entusiasmo».
El gerente del BCRA resaltó que «con esta estrategia podemos tener mayor alcance de los conocimientos impartidos. Además de tratarlos en el aula, los estudiantes puedan apropiarse de estos conceptos y socializarlos con sus familias, a adultos mayores que les cuesta un poco más lo que tiene que ver con las operaciones digitales, a otros jóvenes con los que compartan tiempo fuera de la escuela o incluso a personas del barrio que no conocen mucho del tema».
Por su parte, algunas docentes santafesinas expresaron su visión sobre el curso en un video final donde se resumen distintas experiencias de todo el país. «Me pareció muy interesante el programa por lo que beneficiará a los chicos. Es muy bueno porque demuestra la realidad de la vida, y eso es lo que les está faltando a los jóvenes, no sólo para ellos también para ayudar a sus familias», comentó Elina Ávila.
«Fue una herramienta muy útil y se engancharon uno con otro. Incluso me decían: ¡profe, qué bueno que está esto que estamos dando!», señaló la docente Verónica Benito. En tanto, Virginia Bernal destacó que los alumnos «se engancharon con los temas» al punto que ayudó a que «algunos que no se animaban a hablar, expongan sobre lo que aprendieron».
Otra maestra de la provincia, Daniela Papili, comentó que adaptó los contenidos a juegos con los que los chicos podían aprender de forma entretenida. «Los juegos son fundamentales como herramienta de aprendizaje, ya que implica una participación activa, en primera persona, donde son ellos los que tratan de superar los desafíos», expresó.
POR QUÉ NO UNA MATERIA

El director de Educación Técnica del ministerio de Educación de la provincia, Fernando Hadad, explicó los motivos por los que la Educación Financiera no se considera por el momento como una materia específica para las escuelas santafesinas. «Para incluirlo como materia hay que realizar una adecuación en el diseño curricular. Para ello, habría que estudiar correlatividades, unidades curriculares, competencias docentes, etc. En cambio, como capacitación con Resolución Ministerial y en articulación con el BCRA, lo podemos hacer de manera prácticamente inmediata y de forma optativa, fomentando la participación».
Por su parte, Iglesias resaltó que «desde el BCRA acompañamos los procesos para la incorporación de la educación financiera en la escuela que se dan en cada jurisdicción con la que se celebran los Convenios de colaboración. Puede tratarse de capacitaciones a docentes y estudiantes, de incorporación de materias específicas, o de incorporación de la temática en diversos espacios curriculares (economía, formación para la vida y el trabajo, sistemas de información contable, matemática financiera, entre otras)».
MUNDO CRIPTO Y PRIORIDADES
Respecto de si se en educación financiera es conveniente o no tratar sobre inversiones digitales, uno de los puntos que causó revuelo en la propuesta de la Ciudad de Buenos Aires, Iglesias explicó: «Nuestro curso busca que las personas tomen las riendas de sus finanzas. Lo hacemos fomentando la educación y la inclusión financiera. A modo de ejemplo, si alguien quiere tener una cuenta bancaria o la tiene y no la utiliza pueda empezar a conocer qué es todo lo que puede hacer para beneficiarse del sistema financiero. El objetivo de la enseñanza es brindar las herramientas para evaluar alternativas, aprender a comparar, sopesar los riesgos y elegir la alternativa que más convenga. Lo hacemos de una forma actualizada, incorporando los medios más recientes que existen, pero sin que eso nos haga desviar la atención de los temas verdaderamente importantes. Tenemos que ser prudentes: si un joven no sabe cómo utilizar una cuenta bancaria o manejarse ante los distintos medios de pago, no es sensato hablarle primero de criptoactivos. Una vez que conozcan los cómo funcionan los productos y servicios más básicos, pueden comprender también este otro tipo de inversiones no tradicionales y todos los riesgos que implican. También es importante señalar que las inversiones en criptoactivos no son las únicas y ni siquiera las inversiones digitales más significativas. «, apuntó el gerente de Educación Financiera del BCRA.

Con informacion El Litoral

Read Previous

Copa Federación: El destino de los penales dejó a Atlético Selva fuera de la Copa Federación

Read Next

Cuáles son los cortes que abarca el nuevo acuerdo de precios de la carne