Los carnavales ceresinos ya desarrollaron sus dos primeras noches. La última se concretará el próximo sabado.

Con menos público que anteriores ediciones, se desarrollaron las primeras dos noches de los corsos  ceresinos. El sabado por la noche, y tras la suspensión del viernes, se concretó la noche inaugural con un marco de público de alrededor de 2000 personas en su momento más concurrido. De acuerdo a datos aportados por los organizadores, el sabado se convirtió en una noche más fría de lo esperado, y cuando terminaron de desfilar las murgas y batucadas la mayor cantidad de presentes dejó el predio. El día domingo, con inestabilidad climática durante todo el día, tampoco ayudó a la concurrencia. Poco público se acercó al corsodromo a disfrutar de la segunda noche. El descenso de la temperatura el fin de semana atentó contra la convocatoria esperada. La edición 2017 habia superado las 8000 personas en todas sus noches, y desde la organziación de este carnaval ya mencionan que se estará lejos de esos numeros. Por decisión de todos los que conforman este corso, se decidió, y con buen tino, realizar la última noche el próximo sábado. Si las condiciones climáticas acompañan esperan que vaya más gente que lo registrado en las dos primeras noches. Con respecto al espectáculo presentado, hubo conformidad por la entrega de cada participante, resaltando el nivel individual de algunas bailarinas, y de la presentación en ropa y ritmo de dos batucadas tradicionales de estos corsos ceresinos, Anahi Porá de Barrio Juan Pablo y Batucada Maitey.

LEER TAMBIÉN:  Accidentes: Un motociclista grave en Ceres, otro lesionado de consideración en Suardi, un joven muerto en San Cristobal
Compartir