La Unión Civica Radical Ceres despidió con sentidas palabras a Raúl Ramonda

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Cotidianamente la vida nos enfrenta a situaciones difíciles para las que no estamos preparados. A cada uno de nosotros nos golpea de manera diferente, nos marca, nos reposiciona para que podamos ver dónde estamos parados y si es necesario, corregir el rumbo.
Hoy el informe del comité es triste y honroso a la vez. Muy triste por el dolor que significa la pérdida física de un amigo (el legado permanecerá por siempre); honroso porque se trata de RAÚL A. RAMONDA. Un amigo, un correligionario, un compañero de ruta, un ser humano maravilloso. Raúl tuvo el respeto de sus correligionarios, pero también supo ganarse el aprecio de los que en cada elección se convirtieron en “adversarios”. Terminada la contienda electoral, todos eran amigos, y sabían que contaban con tu mano tendida para lo que necesitaran.
Desde los inicios de éste último tramo democrático, un grupo de amigos, hace ya 40 años, emprendió un desafío inmenso: participar de la gesta democrática encabezada por Raúl Alfonsín, a través del Movimiento de Renovación y Cambio, trabajando para la UCR de Ceres.
Desde entonces siempre estuvo ligado a la política partidaria, con los más diversos cargos locales, departamentales y provinciales. De 1987 a 1995 fue Concejal, en períodos Presidente del HCM. Luego Intendente Municipal de Ceres, en el período comprendido entre los años 1995 a 2003. También acompañó la actividad legislativa del Senador Felipe Michlig, siendo reelecto como Senador Suplente en varias oportunidades. Con paciencia y compromiso escuchó a cada una de las instituciones que siempre recurrieron a él en busca de asesoramiento y gestión.
Junto a Carlos Cartas, gobernaron la ciudad durante 16 años, desde 1987 a 2003, tiempos de grandes obras de infraestructura, como pavimento, canalizaciones, forestación, desagües urbanos, viviendas y tu obra más emblemática, por su trascendencia en salud, por su dimensión, por la integralidad de sus proyectos y por cumplir con una antigua aspiración ceresina: AGUA POTABLE Y CLOACAS, EN UNA ÚNICA OBRA. Un mente abierta y progresista, que lo llevó a soñar el Ceres que hoy disfrutamos, ya que la mayoría de sus obras han sido con proyección a futuro, en su momento consideradas como una quimera.
En sus años jóvenes participó como miembro de la Asociación Sindical Bancaria y de la Mutual de Empleados, en la Mutual AMIC, evidenciando desde siempre su costado más comprometido y empático. Tuvo una destacada actuación en el ex Banco Ceres Coop. Ltdo., como directivo y gerente, entidad que movilizó la economía regional durante varias décadas.
Integrante en diversas Comisiones del Club Central Argentino Olímpico, y asociaciones vecinales, como la su barrio paterno, Vecinal General López, y en la actualidad en su querido Barrio San Vicente. Presidente de la Cooperativa de Aguas y Servicios Ceres hasta estos días.
Tuvo una intensa actividad comercial a través de su firma Cermaco SRL, en la construcción de viviendas. Desarrolló también la actividad agropecuaria. Amante de la pesca, donde continuó cosechando amigos, de toda condición social, creencias, edades, ideologías.
Formador de todos quienes quisieran escucharlo, baluarte de la política ceresina y provincial. Gran amigo de los jóvenes, ya que su espíritu inquieto siempre lo hizo buscar nuevos valores, y gente en la cual encender el fuego sagrado de la vida partidaria.
Querido Raúl, se nos hace difícil imaginar un comité sin tu figura, tu voz grave, la sonrisa pícara, el chiste fácil, el corazón a flor de piel. Solo podemos prometerte que vamos a seguir bregando porque tus sueños se concreten.
Siempre vas a estar presente en la vida partidaria, y en el corazón de todos los amigos que supiste cosechar a lo largo de tu tan fructífera vida. Sólo nos queda agradecer tu vida, y contemplar tu obra con inmensa admiración.
Rogamos una oración en tu memoria, que abrace también a tu familia, que tanto amaste. Sabemos que ese aplauso, que te despidió en tu última morada, se va a repetir en diferentes ámbitos, en diferentes circunstancias, hasta que volvamos a reencontrarte en un abrazo apretado.
Que tu alma descanse en paz. Hasta siempre, querido Raúl.

Más Noticias