La ocupación de camas de terapia intensiva en hospitales de Santa Fe es del 91%, y el sistema de salud está al tope

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

El aumento exponencial de los casos de COVID – 19 en la provincia está golpeando duro a los hospitales de Santa Fe. En declaraciones a la prensa, el director del Cullen, Juan Pablo Poletti, explicó que la situación es muy complicada.

«En esta oportunidad el aumento es más rápido que en la primera ola y se da en simultáneo en toda la provincia«, destacó. A diferencia del contagio por etapas del año pasado, ahora la región centro norte de la provincia está derivando pacientes a la ciudad y esto presiona la capacidad sanitaria local.

Con objetivo de aliviar el número de pacientes alojados en el Hospital José María Cullen, el gobernador baraja la idea de instalar una unidad de campaña en las instalaciones del Liceo Militar, ubicado frente al nosocomio. «Cortando la calle podríamos hacer una articulación con todos los sectores del hospital y trasladar el sector no COVID en frente», comentó Poletti. «Al momento son ideas que el gobernador nos plantea, pero los 1.800 trabajadores estamos para dar batalla».

«ESTAMOS AL LÍMITE. LE PEDIMOS A LA CIUDADANÍA QUE NO SALGA SI NO ES NECESARIO»

El complejo servirá para la atención de personas con afecciones no COVID, ya que no contará con respiradores y otros elementos necesarios para la atención de afecciones graves, aunque permitirá descentralizar un sistema de Salud que se encuentra casi al límite.

Ocupación de camas

A la fecha, la cantidad de camas críticas disponibles en los tres Hospitales públicos de la ciudad alcanza las 12 plazas para Terapia Intensiva. Por su parte, el Ministerio de Salud informó que en la provincia la ocupación actual es de un 84%, sin embargo, en la capital provincial el número supera el 90%. «En sala estamos en un 75 por ciento de ocupación, pero como habíamos hablado y previsto, el cuello de botella se da en terapia intensiva», señaló.

Desde los hospitales Cullen, Iturraspe nuevo y viejo señalaron que desde hace semanas la ocupación de camas viene en aumento, pero durante el sábado y domingo se generó un pico que dejó a todos las terapias intensivas.

«Estamos al límite. Le pedimos a la ciudadanía que la persona que no tenga que circular no lo haga, respetemos a quienes tienen que trabajar», enfatizó.

Esta mañana, el director del Cullen, admitió que el promedio de edad de los pacientes que requieren internación bajó unos diez años. En tanto, alertó que el sector privado no cuenta con camas disponibles para hacer derivaciones y que esperan que se habiliten 20 camas nuevas en el Cemafé

 

Con información de Sin Mordaza

Más Noticias