La columna de Darío: Perotti, la gestión, y el Covid en un año electoral

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

(Por Dario Schueri).- Nadie discute que las elecciones intermedias de este año serán muy similares a las del año 2017, cuando Cambiemos se alzó con triunfos contundentes en todo el país. En Santa Fe, de los 9 escaños a diputado nacional en juego, el macrismo por entonces gobernante obtuvo 5 bancas. La polarización asomaba, y el PJ con el “Chivo” Rossi a la cabeza salió segundo quedándose con tres bancas, mientras que el crédito frentista Luis Contigiani fue devorado por la grieta, pero aún así logró sentarse en la Cámara Baja del Congreso.
Nota de la redacción: Albor Cantard encabezando la lista de diputados nacionales de Cambiemos en el 2017 obtuvo 737.912 votos. Dos años más tarde, Omar Perotti como candidato a Gobernador del PJ sacó 738.936 votos.
Este turno de octubre también elegirá nueve diputados nacionales por Santa Fe, y luego de seis años se ponen en juego las tres bancas de senadores, con la tal vez despedida de las pistas de Carlos Reutemann, después de tres décadas ininterrumpidas de exitosas competencias electorales.
Todo pareciera indicar que el macrismo se inclinó ahora por el challenger Federico Angelini para encabezar la grilla senatorial, liderando la franja “derechista”de la grieta, frente al cerrado Frente de Todos de Cristina Fernández, aún sin candidatos a la vista.
¿Podría Miguel Lifschitz terciar para romper la exaltada polarización electoral?. Seguramente es lo que el titular de la Cámara de Diputados estará cavilando mientras continúa recorriendo la Provincia.
Lifschitz se reunirá con el FPCyS luego de las internas – para su sector casi un trámite – del 18 de este mes, a los fines de comunicarles su decisión de jugar – o no- como candidato a senador nacional. El radicalismo NEO asociado da por descontada la participación del ex Gobernador en la contienda, aunque algunos integrantes de ese subsector radical y de otras líneas aún aspiran a sumar al PRO a un gran frente; hecho que no sucederá por la sencilla razón de que ni Lifschitz quiere al PRO en su equipo, ni el PRO a Lifschitz en el suyo. Patricia Bullrich fue contundente hace un par de semanas en esta misma capital con sus dirigentes: “tenemos que ser la cabeza de lista (de Juntos por el Cambio); ¿le vamos a regalar a Lifschitz otra vez la gobernación en el 2023?”.

Perotti gestiona en un mar bravío.

Omar Perotti pareciera que con Jorge Lagna en Seguridad estaría enderezando el barco que había escorado Marcelo Saín con sus exabruptos y desafinada conducción de la fuerza policial. Pero aún le sigue proporcionando disgustos la vacunación contra el Covid, que entre otras cosas empaña la difusión de la proactiva y estratégica agenda de iniciativas encaradas por el Ministerio de la Producción de Daniel Costamagna en materia de ciencia y tecnología aplicadas a la producción y Comercio Exterior, como así también las tratativas que realizan las áreas de Cooperación Internacional y Asuntos Estratégicos que dependen del mismísimo Gobernador.
A propósito de Sain, a pedido del Fiscal Jorge Baclini quien le comunicó que expiró su licencia sin goce de sueldo, este lunes deberá presentarse a trabajar en el Organismo de Investigaciones que dirige. Desde la oposición- emparentaron al Fiscal General Baclini con el evangélico Poncio Pilatos- justo en Pascuas – , al permitirle regresar cuando 27 diputados y la mayoría de la Comisión de Juicio Político le había pedido que no lo haga.
De todos modos, nadie puede bañarse dos veces en el mismo río; el Marcelo Saín que vuelve al MPA no es el mismo Marcelo Saín que se fue de licencia, y todo lo que haga no será visto como algo de justicia, sino como una continuidad de las operaciones políticas avaladas por la Casa Gris según la visión opositora, propia y extraña.

Vacunaciones irregulares: ahora Educación y Cultura.

Al medio centenar de vacunados “VIP” en el hospital de Reconquista que derivó en un escándalo aún no subsanado, se le suma un hecho que involucra a personal de los ministerios de Educación y Cultura. Uno por indicar vacunaciones supuestamente fuera de protocolo, y el otro por haber admitido dichas inoculaciones irregulares. Habrá sumarios y sanciones en ambos organismos.
Desde el gobierno señalan que sería un lote de al menos 75 personas, a las que se está auditando para saber si están o no dentro del personal al que le corresponde la vacuna, en su condición de docentes y/o personal en rol docente habilitado para tareas educativas. En caso de detectarse que se hicieron aplicar la vacuna y que no son docentes, o son docentes pero no ejercen como tales y son agentes estatales, o agentes sin relación de dependencia directa (contratados) serán sumariados, y eventualmente se les iniciará causa judicial por inconducta e incursión en conductas incompatibles para un funcionario público.

No habrá cierres en el país por temor a una “formoseada” nacional.

Mientras tanto, el gobierno nacional asusta con el fantasma de nuevas restricciones si continúan aumentando los contagios de Covid, ahora con sus mutaciones “Manaos” y “Británica” que dicho sea de paso, ya circulan en nuestra Provincia.
Lo más probable es que Presidencia deje liberado a la responsabilidad “federal” de cada Gobernador las medidas a tomar, más aún en un año electoral en el que nadie se jugará el pellejo político por más contagios que hubiere.
De última no se postergarán las elecciones como trasciende, llegado el caso extremo “encuestológico”, no sanitario, lisa y llanamente buscarán suspenderlas.