Editorial: Todos los «caminos» conducen a un mismo lugar, y las «críticas» también

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Desde que Luisina Giovaninni decidió respaldar a Omar Perotti y ser su ladera en la política, su día a día, ha cambiado. Los amigos o conocidos de antes ya no están en la agenda, y la «mira» se desempaña al revisar los frentes de la oposición.

«Cosecharás, lo que siembras» dice el famoso dicho popular, y de eso se trata esta incursión política, que se ha reavivado con mucho ahínco en los últimos días. Primero, mientras la ex concejal y candidata a Senadora era responsable del registro civil le llovieron la criticas de los propios, y los extraños por andar de «paseo» en el departamento acompañando entregas de aportes millonarios a escuelas, comunas y municipios.

Justamente, y atendiendo a esas críticas, que la propia dirigente no desoyó, es que consensuó con el Gobernador su salida del Registro provincial, no sin antes que su gestión sea fuertemente criticada, solicitando un «móvil» político. Claro que pocos pensaban que la propia Giovaninni, una figura nueva en el contexto político provincial, porque más allá que en Ceres y el departamento la conocian, en el resto de la bota era totalmente desconocida; ascendiese a una secretaria de «decisiones» y en el despacho donde se cocina la política de gestión de Omar Perotti y su tropa.

Eso fue una «puñalada» para quienes fomentaron desde el minuto cero las criticas a su ascenso político. No aguantaron ese nombramiento, ni el peronismo de Busquets, ni tampoco en las huestes del Frente progresista. Incluso, hasta el agua y el aceite se mezclaron para pegarle para lesionar la imagen, que el propio Perotti ha ponderado y respaldado.

Es que Giovaninni se ha convertido en una piedra en el zapato para todo el arco político departamental, pero principalmente el ceresino. Todos sacan turnos para hacerle sentir que ese cargo que ostenta la obliga a «mirar» hacia adentro. Giovaninni ha venido tomando decisiones políticas desde el primer minuto que se sumó al gobierno provincial. Recomendó gente de su confianza en distintas reparticiones públicas, y sumó a concejales que antes no le respondían, a la lista de adeptos. Pero si algo le molestó mucho al peronismo de Busquets y Mansilla, es haber olvidado su origen, de su trampolín político, y haber fogoneado una «interna» dentro del mismo Justicialismo. Una actitud que no se lo perdonarán nunca. Por este motivo, el ex Intendente ha confesado que su línea política, presentará una lista a Concejales, incluso si es necesario con el a la «cabeza». Giovaninni ha elegido otra gente para arrimar a su barco. Son personas que desde su juventud y profesión, tienen una buena aceptación en el contexto social local. Después, y acá la duda, habrá que ver si eso se traduce a votos.

Pero la actual secretaria de políticas públicas, y ladera de Marcos Corach, enfrenta los fuertes cuestionamientos del sector del Frente Progresista. Las fotos de los últimos días describen «tensión». Molesta su presencia, y lo sabe. Giovaninni dialoga con Corach y Ruben Michlig de esta situación. Son ellos, dos hombres de confianza extrema de Perotti, quienes le marcan «el camino» en medio del monte de cactus» para que no la afecte el embate lógico de la oposición. «Toda decisión que se tome, tiene respaldo de la provincia» le manifestaron.

En Gestión Pública, saben que van a atacarla, con las obras públicas, el plan Incluir, las gestiones sin autorización y los fondos adeudados. Le piden tranquilidad, y que lo que llega desde los medios de comunicación «lo tome con pinzas» sin importar lo que escriban o digan. Corach sabe de que se trata esta cuestión de los tironeos políticos en un año electoral. Las obligaciones de Giovaninni para con la provincia, tienen que ver con el armado de un peronismo netamente «Perottista». Gente con imagen fuerte en el contexto social, y honestidad. La proyección comienza en este 2021, pero el objetivo está puesto en 2023. Para hacer política, hay que construir los escalones, es imposible saltar al vacío y pensar que solo alcanza con la «plata» para distribuir.

Para construir ese puente, habrá que soportar el embate del clima político, y la tormenta de criticas que son la puerta del operativo desgaste. Habrá momentos duros en la temporada electoral, y quienes jueguen el partido saben que todos los caminos, para bien o para mal, conducen a un mismo lugar. Todavía no hemos visto nada, aún falta mucho por leer, ver, y escuchar. Es «política», de eso se trata.

Martin Farias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram