Editorial: Si la única salida son las vacunas, ¿por que demoran las turneras?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Cuando comenzó la vacunación, allá por dias que marcaban el fin del año 2020, con los primeros profesionales de la salud vacunados contra Covid 19 y que eran inoculados con las primeras dosis de Sputnik V, se abrió la ilusión de todos los habitantes de cada territorio de la provincia y el pais, con la inoculación de una vacuna contra este coronavirus que ya ha costado demasiadas victimas.

Pero, mientras hubo peleas, desencuentros del estado nacional con uno o con otro, por el arribo de los inoculantes, y si venían de un pais o de otro, todos los días se iban vacunando a cuentagotas a los miembros de la población objetivo. Primero fueron los integrantes del sistema de salud publico y privada, los docentes, los adultos mayores desde los sesenta años, y posteriormente a quienes hoy están terminando ese primer objetivo, las personas con comorbilidades.

Pero, mientras escuchamos a cada rato que la vacunación avanza, hemos venido viendo que en Ceres, las turneras siempre llegan tarde, y no permiten avanzar más rápido con la inoculación de las vacunas, que incluso se cuentan en stock. «Estamos en condiciones de vacunar las personas que nos digan, y el dia que nos indiquen» manifestó entre semana la jefa de enfermeras del hospital Ceres, cuando se le consultó sobre el ritmo de vacunación.

Para poner números, Ceres llegó a las 5109 personas vacunadas, con las intermitencias lógicas, por falta de vacunas en stock, o por las demoras del arribo de las turneras. Este último punto es para tener en cuenta. Si buscamos lo más rápido posible avanzar con la vacunación contra el Covid, y empezar a diagramar una convivencia en una nueva normalidad, ¿por que se producen demoras, que originan estancar el objetivo de vacunación? 

Ceres entre jueves y lunes no vacunó a nadie. De acuerdo a lo informado desde el mismo hospital hay 295 dosis de Oxford Astrazeneca en stock, de aquellas mil que hace una semana llegaron para vacunar. Estando las vacunas, y con la plena predisposición de las enfermeras vacunadoras de este nosocomio, ‘¿por que se demora, y por 4 días no se vacunó a nadie?. 

El lunes, ya hay asignada una turnera de 250 turnos otorgados. Y la pregunta surge sola, ¿no se podría haber vacunado entre jueves y viernes a esas personas?. No podemos entenderlo. El sistema de turneras lo administra provincia, no puede intervenir en eso el personal del hospital. 

Es necesario avanzar más rápido, porque si la mira ahora está en una tercera ola, que sucederá con el embate de la misma, si todavía se está especulando con vacunar. Varios legisladores ya han mostrado su preocupación con este tema. Pretenden que se avance más rápido. Lo mismo con los testeos, que no sean solo de vez en cuando en los puestos centinelas. Si provincia logra obtener ese millón de vacunas CanSino, como anunció en su último discurso el Gobernador, hay que acelerar las turneras. Hay dosis de Sputnik V que llegarán en estos días para inocular con segundas dosis a muchos adultos mayores que están desesperados por lograr el segundo componente. También habrá varias vacunas de Oxford Astrazeneca que llegarán la semana que viene a la ciudad. Pero con el arribo de vacunas, debe haber una aceleración en el otorgamiento de turneras, que haya apertura del vacunatorio todos los días, si el recurso humano está totalmente dispuesto, ¿cual sería el inconveniente?. Es algo que nos hemos estado preguntando, como muchos ceresinos, que desean con todo su ser, poder obtener aunque no sea la primera dosis.

Es mejor vacunar, vacunar y vacunar, que internar y derivar. Para bajar el índice de mortalidad alto, que cuenta Ceres, es fundamental que se vacune, y no esperar turneras demoradas sin sentido. Si en verdad, la política pretende que su población llegue lo más rápido posible a la inmunidad de rebaño, y que la nueva normalidad empiece a ser un hecho, hay que vacunar urgente, noche y dia si es necesario. Ya pasó el tiempo de los faltantes de vacunas, porque vacunas hay, y lo mejor que puede pasar, como lo cita el mismo gobernador, «el mejor lugar donde debe estar la vacuna, es en el brazo de los santafesinos». Bueno si esa es la meta, aceleremos el ritmo de las turneras, vacunemos, y empecemos a buscar alternativas reales, que acompañen estas medidas arcaicas de los confinamientos.

 

MARTIN FARIAS

 

Más Noticias