Editorial: El problema que no puede resolver la oposición, «la imagen de la Intendente»

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

El sector opositor está desvelado por las últimas encuestas. En los «bunker de campaña» ya pergeñan volver a encuestar, para saber si semana a semana hay desgaste en la imagen de la Intendente Alejandra Dupouy.
Para «lesionar» esa imagen de la mandataria, hay pasos que ya se empiezan a diseñar, porque intentarán quemar las naves, y que «esos números elevados de la gestión de Dupouy al frente del Gobierno de la Ciudad», desciendan.
Algunos militantes, agotados por las condiciones actuales, recibieron un «masazo» cuando les arrimaron los «números» de los muestreos», a los que lamentablemente todavía no hemos tenido acceso.

Se escuchó en algún sitio de campaña, «si no hacemos algo ya, nos roban la elección». Tal vez ese dicho sea tal cual lo leen desde todos los sectores de la oposición, «en estas condiciones» a dos meses de las PASO, y a cuatro de las generales, la suerte estaría echada.
En las filas opositoras, se desafían a ellos mismos, buscando ver donde encontrar las fisuras de la gestión. El margen de acción rápida los apabulla.

En otro recoveco partidario, alguien tirado sobre una silla, y con las planillas de las encuestas en la mano, advirtió, «no ataquemos a la Intendente», busquemos algo de los «candidatos».
En todos los sectores que trabajan para que el Gobierno de la Ciudad pierda las elecciones de este 2021, hay coincidencias concretas, «el actual Concejo» les hizo la campaña a favor de manera gratuita. Otros acusan a la auditoria, y la deuda millonaria heredada como un «problemón» que hasta que la Justicia no defina, será una mochila pesada para sostener.

En ese rango de acción, algún sector menor, intenta trazar una campaña preelectoral con menos volumen de criticas hacia Dupouy. Cual es la idea que les da vueltas a algunos operadores opositores, «hablar de sus propios candidatos, no poniendo reparos en el oficialismo». Pero enfrente está el ala dura, que no quiere a Dupouy, ni al gobierno, son los antiprogreso, que señalan todo lo contrario a los moderados, pidiéndoles a sus huestes «vayamos con todo, ataquemos a los medios de comunicación que difunden la gestión, a la Intendente y su manejo de la pandemia, y resaltemos las diferencias con el Gobernador».

Está claro que en este contexto, la oposición funciona desarticulada. No faltan los más pesimistas, o los lectores de la realidad, que exigen, «hagamos una elección digna, definamos la interna del Peronismo en la PASO, y pensemos estrategias para encarar el 2023».
Esta moción ha venido sonando fuerte tras los contundentes números de las encuestas que posicionan a la gestión de la Intendente Alejandra Dupouy en los mismos guarismos que la del Senador Felipe Michlig, quien sigue gozando de una imagen muy bien considerada entre los ceresinos.

Otros, más animados, esperan un «milagro». Ese milagro dependerá claramente que en solo ocho semanas, «haya una avalancha de anuncios de obras en la ciudad, se paguen deudas de pandemia, y se hagan actos a todo trapo en inauguración de obras propias». Asemeja un panorama difícil de concretar, pero, todo puede suceder.
La oposición pensaba encarar este año electoral de otra manera, pero la pandemia, los vaivenes, y las trabas infantiles en el Concejo corrieron el eje y le echaron tierra a la sepultura.
En la politica se dice habitualmente o en la jerga politiquera que todo puede pasar, pero es muy difícil «remontar un barrilete sin cola».

 

Martin Farias

 

Más Noticias