Editorial: El Concejo sigue siendo el «Concejo»

Entre las novedades y buscando hurgar entre las cosas que han originado trascendencia política en estas semanas, dias, o meses, y cuesta encontrarlas. El Concejo Municipal sigue siendo el «Concejo». El mismo de siempre, no hay condición política ni en oficialismo ni oposición, que sobrepase o genere un debate cierto.

En medio de todo lo que viene sucediendo en materia politica por los costados, el Concejo se envuelve en una burbuja que lo convierte en «invisible», casi tal cual era antes, o lo fue siempre. Le cuesta al poder legislativo generar cosas propias, que se propongan a debate en la sociedad.

No lo consiguió antes, no lo consigue ahora. Incluso comunicacionalmente sigue penando de sonar a tono con la realidad. Si alguien se anima a contar las cosas que se aprobaron en debate, por iniciativa propia del Concejo, y sin tener que recurrir al proyecto elevado desde el Ejecutivo, no se encuentra nada.  Y la pregunta gira en torno a lo estrictamente político. ¿Como se hace para entrar en sintonía política, si la generación o las ideas propias no existen?-

El Concejo viene envuelto en esta cuestión de aprobar todo, se lee la correspondencia recibida, y se aprueba todo venga desde donde venga. Eso es factor de la falta de generación de proyectos propios. Incluso todavia no resolvió algunas discusiones que medianamente pusieron a tono de existencia al Concejo. Ejemplo, la ordenanza sobre feriados si o feriados no. Les cuesta aceptar que se trasunta entre conveniencias,  y contraposiciones. No se expedirá al respecto, hasta que sea estrictamente necesario, más allá que la gran mayoría de los ediles saben internamente que no modificaran nada. Pero esquivan confesarlo públicamente.

El llevarse bien, o decorosamente y tomar mates o cafes antes o después de las comisiones o sesiones no significa que se esté a la altura de lo político o de la realidad. Eso es de caballeros, o de caballerosidad, pero los Concejales lo leen como voluntad de partes, y ganas de hacer cosas por la comunidad.

El votar a favor, u oponerse a los proyectos ejecutivos, no los hacen mejores, ni peores, los hacen solo personas listas para sentarse en un sillon y esperar de arriba ante la falta de generación de propuestas que impongan debate, sin condicionamientos, con altura y opiniones propias, sin esperar que se calienten las orejas desde afuera. Hay que reconocer que en lo edilicio se avanzó, está iluminado, pintado y embanderado, eso es un progreso. El techo que se llovía ya no se llueve, pero es hasta ahi.

Precisamente pasa tan poco, que lo que pueda levantar revuelo, pueda llegar a ser un meme de las redes sociales. El Concejo de hoy sigue siendo el Concejo de siempre, y parece dificil en el horizonte que esta lectura vaya a modificarse.

 

MARTIN FARIAS

 

Noticias Relacionadas

Read Previous

La provincia participó de la reunión del Consejo Interprovincial de Ministros de Obras Públicas

Read Next

San Guillermo: Perdió la vida una mujer en accidente sobre ruta 23