Alejandro Cabrera junto a Hector Ponce, ayer en la manifestación en la ciudad de Suardi por la planta láctea Williner.

Esta nueva maniobra trataría de involucrar a varios directivos con acusaciones falsas, mezclándolos en acciones ilegales, o en confusas negociaciones con empresas, generando todo tipo de ficciones tendientes a desacreditar a los dirigentes de ésta institución.

Ya fue víctima de éstas mentiras su Secretario General, Héctor Luis Ponce y su familia. Los nuevos intentos buscan difundir falsas especulaciones referidas el estado de salud de Ponce, o la intención de «tender una cama», como se dice en la jerga penal, plantando drogas en locales del sindicato o en las mismas casas de sus dirigentes o familiares.

Estas locuras, llevadas a cabo por gente inescrupulosa que sólo está buscando desestabilizar o destruir a ésta organización gremial, serán firmemente rechazadas, y acudiremos a la justicia para resguardar y proteger nuestros bienes y a las personas que quieren involucrar, llegando hasta las últimas consecuencias para hasta lograr desentrañar quien o quienes están detrás de todo estos actos.

Compartir