El hecho sucedió en la localidad rionegrina de Maquinchao. El hombre necesitaba con suma urgencia viajar a la ciudad de Gral. Roca (distante a 323km), para ver a su madre que estaba internada a la espera de una prótesis por una fractura de cadera.

Atilio se acercó a una emisora de radio local, para pedir la colaboración de la comunidad ya que con su trabajo de peón rural contaba con escasos recursos para poder afrontar el viaje, estadía y traslado a esa ciudad

En una breve campaña, que duró alrededor de 2 horas, reunieron un monto total de $13.576. Esta muestra de solidaridad fue el primer gesto de la situación, pero Atilio hizo otro, quizás todavía mejor.

Unos días más tarde, luego de haber cumplido con el viaje y el trámite de ver a su madre, Delepiante volvió a presentarse en la radio. Lo primero que hizo fue agradecer la colaboración de la comunidad en general, tras su pedido. “Gracias a dios, en Roca salió todo bien, mi mama (Antonia) ya la operaron y ahora está en Maquinchao para recuperarse. Salió bien todo me dijo el doctor”, relató.

Pero el gesto fue más todavía. Le dijo al conductor: “Usted sabe que en esta semana que estuve yo cuidé mucho la plata que me dio la gente, y quiero agradecer. Usted sabe que me sobró plata justamente porque la cuidé y yo quisiera devolverla porque no es plata mía… algún otro puede necesitar…”. En el mismo momento, hizo entrega de $10.510 para que puedan destinarla a otro fin benéfico.

Un signo de los valores profundos de solidaridad y honestidad que comparten los miembros silenciosos de nuestra sociedad.

Compartir